lunes, 26 de septiembre de 2016

TUTORIAL

Tutorial de funda para cartilla de salud


Ai ai ai, estoy de los nervios... mi primer tutorial y espero no defraudar! Para empezar con esta sección del blog, he escogido un proyecto sencillo para que cualquier persona, sea cual sea su nivel de costura, pueda hacerlo. De verdad, incluso si tenéis nivel 0 tenéis que seguir leyendo, estoy segura de que podréis hacer esta funda e ir al pediatra con una cartilla bonita :)

Lo primero que vamos a hacer es cortar TODAS las telas, entretela y guata. Es el paso más pesado pero luego os alegraréis porque lo tendréis todo listo y será coser y cantar (nunca mejor dicho...). Así que vamos a ello!

TELAS

Para la parte exterior (vamos a combinar dos telas)

  • 2 retales de 15 x 25 cm. 
  • 1 retal de 7 x 25 cm. 
Para la parte interior
  • 1 retal de lino o tela en color sólido neutro de 35 x 25 cm. 
Para las solapas interiores grandes (donde guardamos las cartillas)
  • 2 retales de 28 x 25 cm. 
Para los compartimentos interiores (donde guardamos las tarjetas sanitarias)
  • 2 retales de 18 x 25 cm. 
ENTRETELA (He usado Vlieseline H200 pero sirve cualquier entretela ligera termoadhesiva)

Para la parte interior
  • 1 retal de 35 x 25 cm. 
Para las solapas interiores grandes
  • 2 retales de 14 x 25 cm. 
Para los compartimentos interiores 
  • 2 retales de 9 x 25 cm. 
GUATA (He usado Vlieseline H640 pero sirve cualquier guata de 0'5 cm. de grosor aprox.) 

Para la parte exterior
  • 1 retal de 35 x 25 cm. 

Ya estáis? Pues ahora vamos a divertirnos! 

En primer lugar, vamos a coser los tres retales de tela que forman la parte exterior de la funda. Enfrentamos "cara con cara" uno de los retales de 15 x 25 cm. con el de 7 x 25 cm. y cosemos dejando el margen de costura que nos da el prénsatelas de nuestra máquina. Una vez cosido, enfrentamos el otro lateral de la tela de 7 x 25 cm. con el retal que nos queda suelto de 15 x 25 cm. A continuación, planchamos las costuras abiertas y ya tenemos la parte exterior de nuestra funda. A continuación, os dejo fotos de este primer paso (yo no he puesto alfileres para que se observara bien cómo enfrentamos las telas, pero por supuesto es mejor asegurar con alfileres o hilvanar si empezáis a coser y os da más seguridad). 






Listo? Vamos a por la parte interior de la funda. Empezaremos colocando la entretela para dar más cuerpo a las telas que conformarán solapas y compartimentos para tarjetas. Os explico cómo hacer una de las solapas grandes y luego repetimos el proceso con el resto, es súper fácil! Cogemos una de las telas de 28 x 25 cm. y colocamos la entretela correspondiente (14 x 25 cm.) encima de ella por la cara "mala", haciéndola coincidir en un extremo. Luego doblamos la tela por la mitad de manera que la entretela quede en medio y los lados "buenos" de la tela hacia fuera. Planchamos. Fotos:




Si ya tenéis todas las entretelas colocadas (excepto una, de momento nos "sobra" un trozo de entretela de 35 x 25 cm), podemos dividir los compartimentos donde guardaremos las tarjetas sanitarias. Para hacerlo, marcamos las líneas divisorias por donde coseremos midiendo 8 cm desde los laterales de la tela. Cosemos por las líneas uniendo la tela a la solapa grande. (Recordad que hay que poner alfileres o hilvanar). Fotos: 



Ahora vamos a colocar el último trozo que nos queda de entretela. En este caso, simplemente lo planchamos al trozo de lino o color sólido que hayamos escogido como interior de nuestra funda y así conseguiremos que se adhiera y le de más cuerpo a la funda. En la foto veis cómo queda enganchada gracias al calor de la plancha. 


A continuación "presentamos" el interior de nuestra funda colocando cada solapa en su lugar y asegurando con alfileres o hilvanando (en mis fotos no se observan alfileres pero también los uso, por supuesto!)


En este momento vamos a colocar la guata en la parte exterior de la funda, planchándola con el lado termoadhesivo mirando hacia la parte "mala", es decir donde están las costuras abiertas. Luego pasamos un pespunte a lado y lado de la línea donde se juntan las telas para darle un toque acolchado a la funda. Después de este paso, ya tenemos preparadas tanto la parte exterior como la interior de nuestra funda. Venga, ánimo, esto ya se acaba!!!




Ha llegado el momento de juntar las dos partes de nuestra funda. También es el momento de colocar los dos trozos de cinta que usaremos para cerrar la funda con un lazo. Para ello, colocaremos dos trozos de cinta de 14 cm de largo cada uno en la mitad de los dos laterales de la parte exterior de la funda. Los aseguramos con alfileres de manera que la cinta mire hacia dentro (en las fotos lo entenderéis mejor). Luego, colocamos la parte interior  de la funda encima de la exterior con las caras "buenas" enfrentadas y colocamos alfileres. Ahora hay que asegurar muy bien las piezas para que no se muevan o hilvanarlas si nos da más seguridad. Cuando esté bien sujeto con alfileres, cosemos todo el perímetro de la funda dejando una pequeña apertura (4 cm aproximadamente) que nos servirá para darle la vuelta. Os recomiendo que dejéis la apertura abajo para que así el agujero sea lo más discreto posible aunque no se debería notar una vez acabada la funda. 



Una vez cosido, le damos la vuelta a la funda sacándola por la apertura que hemos dejado abajo. Planchamos bien toda la funda y pasamos un pespunte por todo el alrededor para que quede más pulida. Si el pespunte lo hacemos bien pequeñito, nos servirá también para cerrar el agujero que habíamos dejado para girar la funda. Y voilà, ya podéis ir al pediatra a lucir funda o luciros vosotras regalándola a una mami con la que queráis tener un detallazo! 





Y hasta aquí mi primer tutorial. Espero haber explicado bien todo el proceso. Si tenéis dudas o queréis alguna aclaración, por favor, dejad un comentario para que todo el mundo pueda leerlo ya que seguramente ayudaréis a otras personas también. Si me enviáis emails estaré encantada de responderos pero siempre es mejor compartir preguntas y respuestas que seguramente serán comunes.  Eso sí, me encantaría ver vuestras fundas bonitas así que si me enviáis correo o me etiquetáis en Instagram me hará una ilusión tremenda!!!

Deseando que os haya gustado y que os animéis a hacer vuestra propia funda, me despido por hoy! 

xoxo (besos y abrazos)
Irene















martes, 13 de septiembre de 2016

Family of four!

Familia de 4!

¡Me ha vuelto a pasar! Toda la hiperactividad que me caracteriza desaparece por completo durante mis embarazos. Así que, tal y como ya pasó durante la espera de Chloe, he vuelto a abandonar el blog durante 9 meses (y medio, que mis hijos son lentorros!). Pero oiga, es parir y recuperar las ganas de hacer mil cosas a la vez, entre ellas recuperar este blog viejuno y darle una nueva oportunidad (la enésima ejem ejem).

Durante este tiempo he estado pensando que el blog debía evolucionar igual que yo lo he hecho en estos años. Ahora sé coser mucho más rápido y mejor que cuando comencé a escribir mis posts y, por supuesto, mis intereses han cambiado y ahora lo infantil monopoliza mis proyectos y creaciones. Además, los que me seguís en Instagram (si no lo haces, corre, el link está en la barra derecha y me encantará conocerte!) ya sabéis que utilizo esa plataforma para enseñaros mis creaciones de una forma más ágil y cotidiana. Por todos estos motivos, he decidido que el rumbo del blog de un giro de 180 grados y a partir de ahora lo voy a usar para compartir mis experiencias en esto de la bi-maternidad y también tutoriales (¡sí, por fin voy a atreverme!)

Mientras preparo todo el contenido que está por venir, quiero compartir con vosotros lo que os habéis perdido durante estos últimos 9 meses: el embarazo, el nacimiento y la bienvenida de Marçal a nuestra familia de 4.

Para fotografiar el embarazo nos pusimos en manos de mi ídolo, Dani de Mírame Fotografía, Lo conocimos cuando los compañeros de mi marinovio (así es como llamo yo al papá de las criaturas) nos regalaron un vale para hacerle la sesión Newborn a Chloe (lo recordáis? Venga, es fácil, sólo ha pasado 1 año y medio! Para los despistados, fotos aquí). Nos quedamos tan enamorados de su trabajo que desde aquella primera sesión vinieron otras 4 para Chloe, entre ellas una sesión Smash Cake por su primer cumpleños. ¡Así que estaba claro que nos íbamos a poner en sus manos para captar las imágenes de este segundo embarazo! Nosotros no podemos estar más felices con el resultado y nos parecen unas fotos preciosas pero claro, no somos objetivos así que juzgad por vosotros mismos...














Ahora viene "EL" momento. Para el nacimiento de Marçal contamos con la maravillosa Mireia Navarro, una grandísima profesional que además de hacer unas fotos impresionantes nos acompañó durante todas (sí, todas!) las horas que estuve de parto... y no fueron pocas precisamente. Estuvimos en contacto durante todo el embarazo intercambiando emails y cafés para que todo saliera a la perfección. Y es que no es fácil conseguir que un fotógrafo profesional te acompañe durante el parto ya que las políticas del hospital no permiten la presencia de más de un acompañante. Mireia hizo todas las gestiones necesarias y finalmente nos acompañó durante el nacimiento de Marçal en el hospital público de la ciudad donde residimos, Sabadell. Ella supo cuál era su papel en cada momento y junto a la comadrona de guardia formamos un gran equipo. Sus fotografías son tan reales como tiernas, transmiten las emociones de un momento irrepetible y aunque son explícitas, están hechas con un tacto y un gusto exquisitos. Podéis ver el post que ella escribió en su blog personal aquí. Aviso, tened cerca la cajita de Kleenex para ver las fotos que vienen a continuación...

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En este punto Marçal ya ha llegado. Ahora toca hacerle la correspondiente sesión de fotos newborn y morir de amor. Volvemos a contar con Dani, de Mírame Fotografía. Este fotógrafo tiene pura magia (os aseguro que es talento y no cloroformo). Y sólo él sabe cómo conseguir que la tremenducha de Chloe se deje hacer fotos durante unos instantes (mi hija es de esas que ve la cámara y huye, aunque desde casa estamos trabajando en ello con terapia de shock o pesadez extrema). Os dejo algunas de esas fotos irrepetibles con posturas todavía fetales de mi hijo recién nacido.













Ya veis, para mí las fotografías tienen un valor incalculable porque es una forma de capturar recuerdos y recuperarlos cada vez que queramos. En mi opinión nos ayudan a revivir los momentos captados y a recordar con más claridad los detalles y así evitar que se desvanezcan con el tiempo en nuestra memoria. Además, en este caso, creo que serán un gran regalo para mi hijos cuando sea mayor. Me muero de ganas de poder compartirlas con ellos en una tarde invernal de manta y sofá. 

Y con esta reflexión lo dejo por hoy que para no haber escrito en más de 10 meses ya me he desquitado y hasta me he hecho pesada! 

xoxo (besos y abrazos)
Irene